¿Olores a través del módem?

Gracias a las nuevas tecnologías de la información e internet podemos encarnar a un elfo en World of Warcraft, encargar una pizza a través del portal de Telepizza o comprar un perfume en El Corte Inglés. Pero, ¿y si pudiésemos oler la hierba húmeda del bosque de Elwyn, los ingredientes de nuestra pizza recien hecha o comparar el aroma de los perfumes antes de decidirnos por el que más nos gusta?

Las empresas Osmooze y TriSenx apuestan por un futuro en el que los olores formen parte del día a día de la relación con el PC. Proponen añadir el sentido del olfato a la experiencia del usuario mediante dos modelos diferentes pero innovadores en su campo.

Por parte de Osmooze, el USB P@d mediante un set de cartuchos intercambiables que contienen un gel 100 por ciento natural, genera una corriente de viento que atraviesa los cartuchos y lleva los aromas al usuario. Por el momento, existen 20 variedades de fragancias, pero sólo se puede disponer de tres al mismo tiempo. Osmooze insiste en que el objetivo es potenciar la exploración sensorial experimentando con la vista, el oído y el olfato simultáneamente. El costo del aparato es de 39,90 euros y tiene un año de garantía. El kit incluye un repuesto, un CD y el cargador. Cada recambio de fragancias cuesta 6,49 euros y trae tres cartuchos con diferentes aromas que, combinados, transportan al usuario a las Islas del Pacífico, un bosque de eucaliptos y al desconocido Jardín del Edén. Para evitar una sobredosis olfativa, la empresa recomienda ubicar el equipo a más de 50 centímetros de la nariz.

Más interesante es la propuesta de TriSenx, el Scent Dome. Éste es un dispositivo del tamaño de un teléfono que se conecta al PC, cuenta con 20 esencias básicas que se pueden combinar para formar más de 2.000 aromas. De esta forma, al visitar una tienda en línea de artículos de belleza se podrá hacer clic sobre la imagen de un jabón y segundos después tu ordenador recibirá una señal que un software especial transformará en instrucciones precisas para que Scent Dome libere el aroma del producto. Es decir, no es que Internet transporte el olor, sino que las instrucciones enviadas se encargan de ‘ensamblar’ el aroma en el dispositivo. El precio es un aún elevado: $369 el pack completo, 48$ cada recambio y 895$ el software para crear instrucciones de aromas. Habrá que esperar un poco más para que sea rentable oler el mar en Deep Blue Sea, el algodón de azucar en Thrillville o la selva húmeda de la afamada serie Lost (Perdidos).

Deja un comentario