Despedida de Cremades & Calvo-Sotelo

En abril de 2007, el que fuera mi mentor en Protección de Datos, Miguel Ángel Davara, me recomendó una serie de despachos especializados en Derecho de las Telecomunicaciones, rama en la que me quería especializar. De entre ellos, destacó Cremades & Calvo-Sotelo por su alto componente formativo. -Así empieza mi historia como abogado de uno de los despachos más prestigiosos de España, del que ahora me despido con nostalgia y con cariño para emprender un nuevo rumbo profesional-.

Por aquel entonces, estaba terminando Ciencias Políticas, segunda carrera que me propuse hacer al acabar Derecho un año antes. Estaba convencido de que mi futuro profesional estaba en el despacho Cremades & Calvo-Sotelo por lo que estuve durante casi un mes repasando y estructurando mi carta de presentación y mi CV, para asegurar que me escogieran, y así fue.

En julio de 2007 comencé mi carrera como abogado en la firma de Javier Cremades, a la vez que realizaba el curso de verano de Derechos de Autor en la Universidad Complutense de Madrid, después de haber estado durante los 4 años anteriores trabajando en la Agencia de colaboraciones Logopress.

Poco tiempo después, Matías Jove, exDirector de AEMEC y ahora un buen amigo mío, me confió el desarrollo de la parte mediática del Congreso AEMEC, en el Palacio de la Bolsa de Madrid. Fue un éxito. Quizá por eso, a finales de octubre Javier Cremades y Rafa Rubio decidieron encargarme parte de la estrategia y ejecución de los aspectos digitales de la campaña electoral de Javier Cremades, candidato a Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Recuerdo aquella experiencia como una de las más enriquecedoras y agotadoras de mi vida, bien por las 4 horas de sueño diarias que mantuve durante dos meses seguidos, fines de semana incluidos; bien porque conseguí compaginar esta labor con casos jurídicos del despacho, máster de Telecomunicaciones por las tardes y Logopress por las madrugadas… Ufff

No había pasado un mes cuando me vi otra vez inmerso en la preparación de un nuevo foro del despacho, Diálogo Digital Popular. A partir de ese momento, decidí centrar mis esfuerzos en las áreas de protección de datos y propiedad intelectual del despacho. De hecho, por determinadas circunstancias, acabé abanderando junto con Joaquín Muñoz el área de Protección de Datos, bajo la dirección de José Francisco Estévez, socio de Cremades & Calvo-Sotelo.

Ahora digo adiós a mi despacho; mi casa, en la que tanto he aprendido y en la que me he encontrado siempre a gusto, trabajando codo con codo con todos y cada uno de sus socios, asociados y becarios. Mi segundo hogar durante casi 20 horas al día, reunión de amigos, “croque time” y donde sólo respiraba compañerismo y profesionalidad.

Me voy muy feliz de haber trabajado en Cremades & Calvo-Sotelo, con un bagaje de conocimientos y experiencias jurídicas impresionante. Pero también con buenos amigos con los que he pasado inmejorables días en Málaga, en la sierra de Madrid, cenando y viendo películas, mientras analizábamos nuevas estrategias de éxito para los casos del despacho.

No me queda más que decir ¡gracias! a todos mis compañeros de despacho, y en especial a Juan Miguel Olry, Mario Aldazábal, Camila Nobilli, Pedro Gómez y Oscar Prieto. Y, por supuesto, ¡gracias Javier!

3 thoughts on “Despedida de Cremades & Calvo-Sotelo”

  1. Hay dos cosas que suelen tener recompensa: el trabajo y la valentía. Y luego, además, si uno es listo, mejor. No tengo duda de que, como dice Pedro, se oirá hablar de ti.
    Un abrazo.

Deja un comentario