¿Qué es una ICO… y un smart contract?

Bitcoin y Ethereum, ¿inversión o burbuja?

ICO, tokens… 2017 está siendo un año muy especial para los criptoinversores. Particularmente para aquellos que se han fijado en las ICO (Initial Coin Offering o, en español, Oferta Inicial de Moneda). Pero, ¿qué son las ICO? ¿Son seguras? ¿Es buen momento para invertir en ellas?

Esas preguntas y otras noticias que comento más abajo han sido las detonantes para que la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) investigase, escribiera e hiciera públicos estos dos comunicados alertando de los riesgos:

Tweet de Julian Assange
Julian Assange, fundador de WikiLeaks, confirma haber obtenido rentabilidades superiores al 50.000% gracias al Bitcoin.

Ver aquí el resumen en español publicado por la CNMV.

Unos días atrás, Javier Lacort (@jlacort), periodista en Xataka me entrevistó haciéndome preguntas muy similares, que publicó en el artículo Bitcoin y Ethereum, ¿inversión o burbuja? Inversores que han puesto mucho dinero, inversores que jamás lo harán, que recomiendo leer. En el texto de Lacort comparto cartel con Raul Marcos, Remo Domingo, Paco Lodeiro y Jonathan Tepper.

Las ICO son arriesgados sistemas de captación de fondos para financiar proyectos. A través de ellas, cualquier persona puede invertir sumas de monedas tradicionales (euros) o virtuales (ether). A cambio de su inversión recibirá “tokens”; es decir, monedas virtuales generadas por el programa de ordenador denominado ICO. La función de los tokens varía según la ICO pudiendo servir para adquirir un futuro producto;  para contratar futuro un servicio; para participar en votaciones; para obtener porcentajes sobre los beneficios; o para otras funciones, según haya diseñado el creador de la ICO. En este vídeo (en inglés), Siraj Raval explica las ICO.

[publicidad]

Las personas que invierten en las ICO basan su decisión en las promesas y esperanzas de beneficios futuros. La mayor parte de las ICO explican sus respectivos proyectos en hojas informativas con contenido impreciso que denominan white papers.

Sin embargo, no todos los white papers llevan a confusión. Destaco estos dos que me han llamado la atención por su precisión:

De igual forma que existen estas dos peculiares ICO, también hay otras que el público considera más serias. No obstante, debe mantenerse siempre presente que se estima que un porcentaje elevado de las ICO son estafas o fraudulentas. Aún así, teniendo esto en cuenta, entre las ICO exitosas y las que fracasan, se obtiene una media de 1,5 millones de dólares por ICO desplegada.

No obstante, debe primar la precaución. Antes de que a la ESMA se le ocurriese publicar desde Europa sus comunicados, el mundo recibió otros dos importantes anuncios advirtiendo del riesgo ante este tipo de inversiones:

En conversaciones con un miembro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las conclusiones a las que llegamos son muy sencillas: las mismas normas que debían ser cumplidas con los sistemas de financiación tradicionales cuando se usaban hojas de cálculo, también deben ser cumplidas cuando se usan programas instalados en la base de datos llamada cadena de bloques (o blockchain, block-chain o block chain). La única salvedad se produce cuando los tokens no casan con ninguno de los instrumentos regulados y dado que las ICO generan cierta incertidumbre, la CNMV aporta soluciones a los inversores y a los creadores de ICOs en España: Consultorio para inversores y Consultorio para creadores de ICO.

Decíamos que las ICO funcionan sobre la base de un smart contract. Por lo que parece, en algún momento de mi vida debí contestar a esta entrevista que me hicieron en inglés los compañeros de BBVA, en la que aparezco junto a Nick Szabo explicando qué es un smart contractWhat are smart contracts? Five key questions

Y, ahora en español, ¿cuál es mi definición de smart contract?

Un smart contract es un código informático, desplegado sobre una cadena de bloques, que un tercero puede activar para ejecutar la acción para la cual aquel hubiera sido programado. El tercero impulsará, pagando por ello una cantidad de monedas virtuales al minero que conserva el programa, la ejecución de la acción cuando él mismo haya verificado que se ha cumplido una condición previamente determinada.

Por tanto, desechemos completamente, porque no se acerca en absoluto a la realidad, la definición manida del smart contract como contrato inteligente desarrollado por dos o más personas que se auto-ejecuta cuando se verifica una condición.

¿Dónde puedo encontrar más información sobre este tipo de comunicados?, te preguntarás. En la página de mi consultora NevTrace he recopilado lo que he considerado más importante hasta la fecha: Normativa aplicable a blockchain, ethereum y bitcoin.

[publicidad]

One thought on “¿Qué es una ICO… y un smart contract?”

  1. [Publicidad]

Deja un comentario