+34.911735181 pablo@pablofb.com   Contenido basado en normas de España (Europa), salvo indicación expresa en contrario.

Apuntes sobre el uso de blockchain en el sector financiero

Este es el tercer post de un total de cuatro en los que comparto mis consideraciones sobre los principales retos para la banca:

 

1.- Introducción al universo blockchain. ¿Por qué interesa? ¿Es todo hype?

El sector financiero y bancario se enfrenta al reto surgido del nacimiento de soluciones basadas en la tecnología blockchain. A partir de esta se derivan las monedas virtuales, como el Bitcoin o el Monero y los smart contract, que permiten la creación de sistemas alternativos y la programación del dinero.

Gracias a la tecnología blockchain es posible mantener un libro contable único cuyo contenido se encuentra repetido íntegramente en diferentes ordenadores conectados a través de una misma red. En la blockchain pueden escribirse transacciones monetarias, códigos informáticos o simples cadenas de caracteres alfanuméricos.

La confianza que se deposita en las anotaciones que se escriben en la blockchain se ve reforzada por la siguiente norma: aquél que trate de editar o borrar alguna de ellas es expulsado de la red. Esta garantía es la que ha permitido que determinadas blockchains, como la de Bitcoin, se abriera y se mantenga de forma simultánea en decenas de miles de ordenadores no identificados alrededor del mundo. A mayor cantidad de ordenadores conectados, mayor es la seguridad que ofrece.

 

 

2.- Los bancos ahora invierten en blockchain. ¿Qué es y para qué sirve?

Se denomina blockchain al… libro contable, cuyas copias siempre actualizadas se mantienen en varios ordenadores, en el que se puede escribir, pero no borrar, apuntes que permanecerán accesibles e inmutables.

Un número importante de bancos en España, como Bankia, Abanca, BBVA y Bankinter, cuentan con equipos que analizan esta tecnología, la estudian o la ponen a prueba por sí mismos, a través de empresas satélite o por medio de consorcios como R3, que aglutina a más de 40 entidades entre las que figuran Goldman Sachs, JPMorgan, BBVA, Citi, Santander, BMO y Scotiabank. El objetivo es convertir la tecnología blockchain en un sistema eficiente para compensar deudas, reducir costes y tiempo en las operaciones y programar el dinero de manera eficaz.

La tecnología blockchain surgió con fuerza con la aparición de Bitcoin. A finales de 2008, Satoshi Nakamoto divulgó un documento en el que describía las características de la blockchain que daría a luz unos meses más tarde, en enero de 2009, a Bitcoin. El libro contable creado para Bitcoin permanece hoy alojado en decenas de miles de ordenadores no identificados alrededor del mundo y en cada una de sus copias exactas, una en cada ordenador, se apuntan las transacciones o envíos de Bitcoin. Este sistema ha permitido crear un sistema monetario alternativo, no controlado por ninguna empresa ni estado, a través del cual es posible enviar efectivo digital a otras personas por medio de un sistema P2P, parecido, al menos conceptualmente, al usado por PopCorn Time, eMule, Kazaa, Bittorrent o Ares.

Las transferencias de bitcoins, así como las realizados con otros tipos de monedas virtuales, son, en sí mismas, legales en Europa. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea calificó en 2015 a esta moneda electrónica como divisa virtual solo a efectos de IVA; y la Agencia Tributaria española publicó en 2016, por medio de una consulta vinculante, que la creación de estas monedas es legal y que la actividad económica correspondiente debe ser declarada bajo el epígrafe de otros servicios financieros.

¿Quieres ver más documentos oficiales sobre blockchain? Ya estás tardando en visitar https://nevtrace.com/normativa/ , página que NevTrace (Alberto G Toribio, Jorge Ordovás y yo) mantenemos actualizada con los principales hitos jurídicos que afectan a blockchain en España.

Sobre la legalidad de la tecnología no hay duda; sobre la ilegalidad de algunos usos para los que se emplea, como la venta de droga o de armas a través de la dark net, tampoco. Las monedas virtuales se han ganado mala fama debido a que los que más la emplean son, además de los especuladores, los delincuentes; pero esto no es óbice para que puedan ser empleadas para el bien como, por ejemplo, aceptándola como medio de donación, cosa que ya hace la ONG española Acción contra el Hambre, o, en el caso de Bankinter, siendo el primer banco del mundo en invertir y ser socio de una sociedad dedicada a la creación de Smart Contracts con Bitcoin: Coinffeine. Sociedad española que, por cierto, fue constituida en 2014 solo con bitcoins en su capital social, en lugar de los tradicionales 3.000 euros. Recientemente, el Tribunal Supremo en España lo ha catalogado de activo patrimonial inmaterial, que no dinero, dando así un impulso más al mercado de los tokens y criptoactivos en Europa.

 

3.- Por qué algunos bancos invierten en la creación de Smart Contracts

Un Smart Contract es un programa informático desplegado en una blockchain específica que genera efectos de manera automática cuando es activado. Los Smart Contract en los que están invirtiendo los bancos están normalmente desplegados en la red Ethereum, similar a la de Bitcoin, y sirven para programar el envío de representaciones virtuales de valor en forma de moneda electrónica o de token. Los Smart Contracts sirven, por lo general, para entregar cantidades de criptoactivos a otros usuarios cuando se produce un evento específico. Por ejemplo, dos personas vinculan un token cada uno en un smart contract y ordenan a un tercero (que podría ser un oráculo, en la jerga) que lo active de una forma o de otra en función de si se produce o uno un determinado evento, de manera que uno de los participantes no reciba nada, el tercero activador del contrato podría recibir un pequeño importe en concepto de compensación y el resto se lo llevaría el ganador.

Uno de los Smart Contract, que ya está operativo en España a pesar de que el banco creador no quiera aún revelar su dirección de Internet ni que es suyo, realiza las funciones de crowdfunding sin intermediario. Actualmente, si un particular o una empresa necesita dinero para financiar un proyecto debe acudir a Kickstarter, Indiegogo o un intermediario similar, publicar su idea y esperar las aportaciones de otras personas. Gracias a los Smart Contracts ya no es necesario contar con estas empresas: el código desplegado en la cadena de bloques permite solicitar una cantidad de dinero de manera que, si este se alcanza en un plazo, el importe sea enviado a la dirección del beneficiario. Un ejemplo similar es el creado por la marca Abanlex, en colaboración con NevTrace, que consiste en la creación a la carta de Smart Contracts para financiar el coste del asesoramiento legal para clientes que necesita apoyo financiero.

Uno de los aspectos más interesantes de las monedas virtuales, blockchain y los smart contracts es que permiten al usuario mantener un cierto grado de anonimato en todo momento. Blockchain podría ser empleada por los refugiados para poder ser localizables en su tránsito manteniendo siempre el anonimato, según demostró NevTrace en el Congreso HackForGood 2016 (ver aquí noticia en la que se cita a NevTrace como impulsor de esta incitativa). Empresas como Ferrovial o Telefónica están investigando su uso a través de jornadas de ideación para analizar las ventajas que puede tener esta tecnología y la posibilidad de anotar cualquier cosa en la blockchain. Desde Comisión Europea también se analiza esta tecnología prestando especial atención a la protección de los usuarios para evitar errores como el cometido en el caso TheDAO: un usuario desconocido descubrió un error en el código del Smart Contract TheDao desplegado en Ethereum que le permitió sustraer el equivalente a 50 millones de dólares de los 160 millones alojados en el mismo por 11.000 usuarios no identificados repartidos por el mundo. No es el futuro, aunque lo parezca. Esto ya ha pasado.

Los Smart Contracts permiten eliminar, para determinadas operaciones, a los bancos como intermediarios. Sin embargo, estos programas también pueden ser empleados por los bancos en blockchains privadas o semi-públicas para programar acciones que tengan como consecuencia, por ejemplo, el envío de dinero. Por este motivo, los bancos y demás instituciones financieras están invirtiendo para conocer las posibilidades.

Blockchain es una tecnología que puede ser utilizada para solventar problemas de eficiencia y para dar respuesta a nuevas necesidades surgidas en el sector financiero. La creación de DAO, ICO o la gestión de tokens para la gestión de activos y derechos son algunas de las novedades que ofrece esta tecnología. Es el momento de conocer sus posibilidades y experimentar con ella.

Es sano recordar que blockchain no tiene que ser la solución sino que puede ser solo una forma más para solucionar ciertos problemas. Considero que es un error la creación de grupos para desarrollar soluciones en blockchain, salvo que la empresa se pueda permitir el lujo de quemar billetes o sepa usar este hype para ganar portadas y espacios en congresos. Blockchain solo es una pieza más que puede ser usada en el puzzle empresarial.

Los proyectos en los que se hace uso de blockchain requieren una profunda capacitación en aspectos técnicos y jurídicos vinculados con la cadena de bloques y sus posibilidades. Las investigaciones propias sobre esta tecnología impulsadas por el departamento Blockchain de Abanlex y SmartHC le permiten trabajar de la mano de entidades financieras y tecnológicas que usan esta nueva forma de base de datos para crear e impulsar proyectos. Por ejemplo, SmartHC se encarga de realizar las evaluaciones de impacto que son requisito para el uso de blockchain para tratamientos de datos personales en empresas que lanzan este tipo de proyectos. El departamento de SmartHC cuenta con informáticos y abogados especializados en la segurización de todos los componentes de la infraestructura que vaya a ser utilizada para el negocio, manteniendo la seguridad en el tiempo y actualizándola para mitigar los riesgos y bloquearlos en tiempo real. SmartHC hace posibles los proyectos blockchain.

2 thoughts on “Apuntes sobre el uso de blockchain en el sector financiero”

Comments are closed.

En caso de que deje un comentario, sus datos serán tratados por Pablo Fernández Burgueño con la finalidad de mantener publicado su mensaje hasta que decida suprimirlo. Tiene derecho a acceder, suprimir, rectificar los datos y otros derechos, como se explica en la política de privacidad